¿Sabías que existen estudios que aseguran que el color del coche influye en el riesgo de que sufras o no un accidente? Existen bastantes estudios enfocados al análisis de los colores de los vehículos. Hay resultados de lo más curiosos. Te invitamos a descubrirlos con nosotros.

Según tu personalidad…

Antes de nada, párate a pensar: ¿por qué has elegido ese color concreto de tu vehículo? Aunque no lo creas, la elección del color suele deberse a factores psicológicos.
La Universidad Carlos III de Madrid ha determinado que tu personalidad interviene a la hora de seleccionar un determinado color. Así, se señala lo siguiente:

  • Vehículos de colores intensos/llamativos: conductores que se atreven a asumir un mayor riesgo al volante.
  • Vehículos con tonos menos vivos: conductores más precavidos, con mayor cautela.

Si profundizamos más en el tema, hay estudios aún más completos que incluso se aventuran a determinar el estilo de vida del conductor.

  • Coches negros (en conductores de alrededor de 41 años): se consideran personas inteligentes y creativas.
  • Coches blancos (en conductores que ronden los 38 años): se trata de altos directivos de empresa.
  • Coches azules (en conductores de unos 45 años): personas empáticas y objetivas.

Resulta todo muy curioso, ¿verdad?

Según un estudio…

El Centro de Investigación de Accidentes de la Universidad de Monash realizó un estudio donde señalaba que los transportes oscuros (sobre todo los de color negro), tenían más posibilidad de sufrir un accidente. La explicación ante este suceso puede radicar en que, al tratarse de vehículos más difíciles de vislumbrar en la carretera, es más común sufrir algún percance.

Según otro estudio…

Hay un estudio de la Universidad de Auckland (al que hemos tenido acceso gracias a la aseguradora Mapfre), los coches con más posibilidades de accidentes son los marrones, negros y verdes. ¿Tienes un coche de ese color? O igual eres de los que posee un auto gris, rojo o amarillo… En ese caso, tus posibilidades de accidente son menores. Pero ahí no queda la cosa. Cuando las probabilidades se traducen en cifras, tienes que saber que los coches blancos, rojos o azules tienen un 50% más de probabilidades de accidente que los que son de color gris plata. Curioso, ¿verdad?
Sea cual sea tu color, no te preocupes. Rastreator indica que:

«Las compañías de seguros consultadas a este respecto desmienten que el color sea una prima extra que tengamos que pagar en nuestro seguro de coche. Sí tienen en cuenta factores valorativos como la edad del conductor, su historial de accidentes, las características y antigüedad del vehículo en cuestión, y el hecho de tener parking propio cubierto».

Y bien, ¿de qué color es tu coche? Puedes revisar los estudios… ¡y comprobar si han acertado contigo!