La distribución del equipaje influye en el comportamiento del vehículo durante la circulación. Te contamos como cargar el maletero sin desaprovechar espacio ni comprometer la seguridad.

Viajar en coche permite diseñar un desplazamiento a medida escogiendo el momento que se desea descansar o visitar las ciudades y pueblos que se encuentran en el camino. Más allá de estas ventajas, el automóvil ofrece la posibilidad de cargar en el maletero todo lo necesario para pasar unos días de vacaciones lejos de casa.

Sin embargo, esto hay que hacerlo teniendo en cuenta que la carga del vehículo puede afectar a su comportamiento en carretera. Por ejemplo, cuanto más peso en el habitáculo y el maletero, el coche reaccionará diferente ante una aceleración o frenada.

Además debemos tener cuidado al distribuir las maletas y demás objetos y cerciorarnos de que estén bien sujetos para que no salgan despedidos. Asimismo, por razones de visibilidad lo más aconsejable es cargar el maletero por debajo de la bandeja , ya que limita la visibilidad.

Los bultos más pesados, generalmente las maletas, deben situarse en el fondo del maletero, lo más cerca del eje para mantener el centro de gravedad lo más bajo posible con el fin de asegurar la estabilidad del coche durante la circulación. Si las maletas tienen ruedas, hay que ponerlas hacia arriba para que no se deslicen sobre el suelo del portaequipajes.

Para asegurar los objetos más pequeños hay que colocarlos entre los huecos que dejan las maletas grandes. Para mayor seguridad, si cabe, se recomienda sujetar la carga con redes o correas amarrados en los puntos de anclaje del maletero y que el peso se reparta de forma uniforme en toda la superficie del suelo del maletero.

Puedes leer el artículo completo aquí