¿Estás planteando adquirir un coche? Antes de lanzarte a por el último modelo del mercado, toma nota de las ventajas de comprar un coche usado. En KM0 consideramos que es interesante sopesar los puntos a favor de esta clase de vehículos…

Cuestiones económicas

Su precio es menor

Adquirir un coche usado es muy ventajoso si se tiene en cuenta su precio. Cuanto mayor es la antigüedad del vehículo, menor será su coste. Es algo evidente, ¿verdad? Sin embargo, es importante recordar que su descenso no es sinónimo de un mal funcionamiento sino que viene dado principalmente por el año de fabricación y el uso. Aunque su diseño, prestaciones y tecnología sean óptimos, la antigüedad y el kilometraje bajan bastante el precio.

Los impuestos no son tan altos

Con un coche usado, el único impuesto que se debe abonar es el de Transmisiones, con un tipo de gravamen del 4-8% (dependiendo modelo y antigüedad). Por su parte, si adquirieras un modelo a estrenar, tu bolsillo no se libraría del impuesto de matriculación. Por no hablar de la tasa por matricular el vehículo en Tráfico…

Cuestiones prácticas

Su entrega es más rápida

En ocasiones existe verdadera necesidad de tener el coche cuanto antes, pues tal vez es la única alternativa para ir al trabajo, para desplazarse a determinados sitios… No hay duda de que el periodo de entrega de un coche usado es menor. Siendo objetivos, con un vehículo a estrenar la espera puede resultar casi interminable (en algunos casos incluso lo tienen que fabricar).

Sus problemas ya se han resuelto

Un coche nuevo tiene interesantes puntos a favor, eso está claro. Pero no hay que olvidar que hay aspectos que se encuentran aún en desarrollo. Los defectos de fabricación no son un problema en el caso de los vehículos usados. Al fin y al cabo, los inconvenientes de ese modelo ya se han ido solucionando con el transcurso del tiempo. Di adiós a las llamadas de revisión de los modelos que acaban de salir al mercado.