En la carretera, pocas experiencias resultan tan alarmantes como la de ir conduciendo y comprobar que se ha encendido uno de los testigos del coche… ¡pero desconocer qué está indicando! ¿Te ha ocurrido? En ese caso, sabes en primera persona la tensión que se siente en esas circunstancias.

Para evitar un mal rato en este tipo de situaciones, lo conveniente es tener controlado el significado de los indicadores. O, mejor aún, ¡revisar con periodicidad tu vehículo para evitar que pasen este tipo de cosas!

Además del símbolo que se ilumina, es importante que tengas en cuenta el código de colores. Este aspecto es muy fácil de comprender, puesto que resulta muy intuitivo. El color rojo solicita una atención inmediata, el color amarillo indica atención al detenerse y, por último, el color verde supone un aviso meramente informativo.

¿Qué testigos pueden parpadear en tu coche?

Los más comunes son:

  • Sistema de frenos
  • Freno de mano
  • Pastillas de freno
  • ABS
  • Presión de aceite
  • Temperatura del líquido refrigerante
  • Fallo de alternador
  • Dirección asistida
  • Airbag
  • Cinturón de seguridad
  • Cambio automático
  • Filtro de partículas
  • Anomalía de emisiones
  • Presión de neumáticos
  • Nivel de combustible
  • Bombilla fundida

Puesto que hay ocasiones en las que los fallos son imprevisibles e inevitables, compartimos aquí un completo listado de la web Autofacil.es con la que podrás descubrir qué significa cada uno de los testigos de tu automóvil. Echa un vistazo a las explicaciones y a las imágenes que acompañan cada apartado para que sepas cómo actuar en cada situación.

En cualquier caso, desde KM0 te recordamos que, antes de viajar, compruebes siempre el estado de tu coche. ¡Evita sobresaltos en la carretera! Para un trayecto seguro:

  • Revisa la presión de los neumáticos
  • Inspecciona los frenos
  • Comprueba la batería
  • Examina el sistema de iluminación

¡Te esperamos en nuestro taller! Deja tu vehículo en manos de profesionales y ahórrate sobresaltos innecesarios.