Los meses de verano son, sin duda, una de las épocas del año en la que más desplazamientos por carretera se registran. Son muchas las personas que deciden hacer un viaje durante estas fechas pero… ¿sabías que está demostrado que uno de los principales enemigos de estos trayectos es la relajación al volante?

En KM0 siempre recomendamos asegurarse de que el vehículo se encuentra en buenas condiciones antes de irse de vacaciones. Una vez que el coche ha pasado por el taller, es hora de tomar la carretera. Eso sí: cuidado con los Tramos de Concentración de Accidentes. Toma nota de los consejos de e-Automotive para estos casos.

Cómo actuar ante los Tramos de Concentración de Accidentes (TCA)

La señalización de estos puntos permite advertir a los conductores para que extremen las precauciones mientras los transitan. Sin embargo, la principal recomendación es, sobre todo, no confiarse una vez haya pasado el TCA.

“Al entrar en un tramo señalizado se tiende a adaptar la velocidad de conducción a la velocidad indicada y se presta mayor atención a la conducción. Sin embargo, cuando se deja atrás, los usuarios se relajan y se retoman hábitos de conducción que pueden no ser adecuados”.

Por eso no es extraño que los TCA se desplacen en cada periodo de estudio hacia tramos continuos en sentido de la marcha de los vehículos. También hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo la señalización del TCA deja de tener efecto en los usuarios habituales de la carretera.

Cómo se identifican los Tramos de Concentración de Accidentes (TCA)

Según el procedimiento del Ministerio de Fomento, los Tramos de Concentración de Accidentes se identifican mediante la comprobación de una serie de criterios.

“El tramo debe llevar más de 3 años en servicio y no tener una longitud superior a los 3 km -aunque puede haber excepciones-. También debe tener un índice de peligrosidad medio en los últimos 5 años superior al índice crítico de los tramos de similares características. Y, además, que en los últimos 3 años se hayan producido más de 10 accidentes con víctimas -si es una vía de gran capacidad- o más de 5 si es una carretera convencional”.

A pesar de que las carreteras convencionales son más peligrosas que las autopistas o las autovías, en todo tipo de carreteras se van a identificar TCA tras realizar un estudio, ya que se definen por comparación con el resto de tramos similares.

Para que desaparezca un TCA en el siguiente periodo de estudio, el tramo tiene que cumplir los siguientes criterios. Su índice de peligrosidad debe estar por debajo del nuevo índice crítico de los tramos de similares características, o haberse producido en los últimos 5 años menos de 11 accidentes con víctimas -si es una vía de gran capacidad- o menos de 5 si es una carretera convencional.

Recuerda que puedes leer aquí el artículo completo.