Con altas temperaturas, el coche bajo el sol se convierte en un horno. Diversos estudios, han demostrado que en verano la temperatura interior del coche puede alcanzar los 60 Cº, lo que puede incrementar el riesgo de accidente. Por tanto, resulta fundamental regular la temperatura interior del coche, por eso presta atención a nuestro consejo para enfriar el coche 10 grados sin aire acondicionado.

La DGT recomienda que la temperatura del coche sea de entre 22 y 24 grados, para conducir de manera confortable y que nuestra capacidad de reacción al volante no se vea afectada por el calor.

Bajar las ventanillas al inicio del desplazamiento nos ayudará a superar el primer impacto de calor, hasta que el aire a condicionado cumpla su cometido. Al cabo de uno o dos minutos ya podemos subir las ventanillas para que el calor no interfiera con el aire. Sin embargo, cuando el coche no dispone de aire acondicionado, la cosa se complica, aunque no es imposible.

Existe una ingeniosa técnica que nos permitirá enfriar el coche 10 grados sin aire acondicionado en apenas unos minutos. Un profesor japonés lo ha dado a conocer y funciona. Consiste en bajar la ventanilla del copiloto y a continuación abrir y cerrar la puerta del conductor de forma rápida y enérgica 5 veces.