Es imprescindible saber cómo funciona el sistema de refrigeración de nuestro vehículo para no gastar más combustible de la cuenta y evitar los errores más habituales al usar el aire acondicionado del coche

El calor dentro del coche no solo es incómodo, sino que también es un factor que reduce nuestra capacidad de reacción al volante. Por eso, en verano es fundamente mantener el coche fresco y ventilado, por lo que el aire acondicionado se convierte en el gran aliado de la temporada.

Sin embargo, muchas veces no ventilamos bien el coche y cometemos errores al usar el aire acondicionado. Te contamos cuales y como evitarlos.

Errores más habituales al usar el aire acondicionado del coche

No ventilar el coche

Si aparcamos el coche al sol, el interior puede llegar fácilmente a unos 60 grado. Para regular la temperatura, lo primero que debemos hacer es abrir las ventanas durante unos minutos. ¡No olvides utilizar los parasoles para evitar que el coche se caliente de más!

Aire directo a la cara

Sabemos que es muy tentador poner el aire de tal forma que de directamente a tu cuerpo o cara. Sin embargo, no es la manera más eficiente de enfriar el vehículo. Si dirigimos las salidas de aire hacia arriba conseguiremos que después vaya cayendo por su propio peso y nos aseguraremos una buena circulación y reparto del aire fresco.

Uso de la recirculación de aire

Esta función hace que el aire exterior no entre en el coche. Pero también podemos utilizarla si ya tenemos una temperatura de confort dentro del vehículo y, en cambio, el aire de fuera es muy caliente. De esta forma la refrigeración no estará al máximo. Eso sí, hay que desactivarla cada cierto tiempo para que el aire no se enrarezca

Poner el aire demasiado frio

La temperatura de confort esta entre los 21 y 23 grados. Cuanto más frío, más combustible se gasta de forma innecesaria.

Bajar las ventanas si vamos rápido y no encender el aire

Si para intentar ahorrar gasolina, circulas con las ventanas bajadas en vez de encender el aire, debes saber que es contraproducente si vas rápido. Esto reduce la aerodinámica del coche y aumenta el consumo de combustible.

Olvidar el mantenimiento

El sistema de aire del coche requiere de mantenimiento regular y también debemos cambiar los filtros del aire.