¿Eres de esas personas que únicamente acuden al taller cuando su automóvil empieza a fallar o tienen algún problema que les impide seguir circulando? Pasar por alto las revisiones periódicas de un vehículo es un error muy común entre conductores. Hay personas que piden cita en el taller una vez que su coche empieza a fallarles… Si bien existen ciertas situaciones imposibles de prever que terminan afectando al coche, son muchos los fallos que pueden evitarse si se revisa con cierta frecuencia. ¡Toma nota de los elementos que debes revisar!

👉 Los neumáticos

¿Te fiarías de un vehículo con las ruedas desgastadas o carentes de presión? Los neumáticos en mal estado pueden suponer un auténtico peligro en la carretera… Ten en cuenta que este elemento es la unión de tu automóvil y el asfalto; por eso, debe estar en condiciones óptimas. Asegúrate de que las llantas cuentan con un dibujo bien marcado, con la suficiente profundidad para garantizar la seguridad en situaciones que se escapan a tu control: lluvia, terrenos sin asfaltar… Dependiendo de su uso (superficies por las que circules, carga de peso que soportes, temperaturas a las que se expongan…) envejecerán antes o después. Hay que revisar las ruedas y llevarlas siempre a punto.

👉 Los amortiguadores

En tu seguridad al volante intervienen distintos elementos. Si bien los neumáticos son un aspecto esencial, la amortiguación de un vehículo también juega un papel importante. Piensa que la estabilidad de tu coche estará determinada por el estado de los amortiguadores. En definitiva, teniendo en cuenta que este dispositivo controla la inestabilidad del vehículo y contribuye a la adherencia de las ruedas, no es de extrañar que se aconseje revisar este aspecto de forma periódica.

👉 El aceite

La revisión de los niveles de aceite es esencial para garantizar el correcto funcionamiento de un vehículo. Hay que tener en cuenta que este líquido permite lubricar el motor, suavizando el rozamiento. Así pues, es un elemento que necesita mantenerse en buen estado. Por eso, para asegurar su buen rendimiento, conviene cambiarlo cada cierto tiempo. Por norma general, el aceite pierde sus propiedades pasados los 15.000 kilómetros, pues se ensucia y se llena de impurezas.

👉 Los filtros

Es importante no descuidar los distintos filtros del vehículo. El del aceite, por ejemplo, tiene que ser cambiado al cambiar el aceite. De igual forma, el filtro del aire debería ser sustituido cada cierto tiempo; al fin y al cabo, es el elemento que impide que las impurezas del ambiente acaben en el motor. Asimismo, existen otros componentes, como el filtro antipolen y el filtro del combustible, que también ejercen una función esencial para el correcto funcionamiento de un vehículo. Es aconsejable pedir cita en el taller para comprobar que todo se encuentra en orden.

En KM0 ESPAÑA somos conscientes del ritmo frenético de tu día a día; por eso, hacemos todo lo posible por facilitar las gestiones relacionadas con tu automóvil. 🚗
Recuerda: ¡tu cita en un click! Puedes programar tu visita en nuestro taller completando un sencillo y rápido formulario. Consulta horarios y vías de contacto aquí y pon a tu punto tu vehículo.