Cuando un coche da tirones, es obvio que algo no va bien. Ante esto, lo recomendable es acudir al taller para una revisión. Pero ¿Cuáles pueden ser las causas que provocan que un coche de tirones?

Causas que provocan que un coche de tirones

Válvula de mariposa está en mal estado

La válvula de mariposa es la encargada de regular el caudal de aire que entra en la combustión en motores de gasolina para que la mezcla sea adecuada y es determinante para un rendimiento óptimo del motor.

El exceso o carencia de aire en los cilindros hace que el vehículo pierda potencia, aumente el consumo y se produzcan los tirones.

La Caja de cambios tiene alguna anomalía

Que la conexión de la caja de cambios con el motor no sea correcta también provocará que el coche circule a tirones cuando lo haga a determinadas velocidades. El mecánico puede revisar si existen problemas en esta pieza, una de las más complejas del vehículo.

Filtros saturados o en mal estado

Mantener los filtros del vehículo en buen estado es vital para su buen funcionamiento. Se deben revisar periódicamente para sustituirlos cuando sea necesario. Tanto los filtros obstruidos, como las consecuencias negativas que ello tiene en el caudalímetro del coche pueden provocar que un coche dé tirones.

Catalizador o carbonilla obstruyendo el circuito de gases

El catalizador o malla que retiene las partículas de suciedad que se generan durante la combustión, puede estar obstruido. Cuando eso ocurre, los gases no pueden salir del motor, provocando que el coche dé tirones u otras averías.

De la misma forma, la carbonilla acumulada puede estar detrás de esta fuga defectuosa de los gases del motor.

Mal funcionamiento de la válvula EGR

Este componente que equipan sobre todo en los vehículos motor diésel, y muchos de gasolina, es el que permite que los gases vuelvan a la cámara de combustión para volver a quemarse para hacer descender la temperatura del equipo motor.

Cuando no funciona correctamente, repercute negativamente en la potencia, pudiendo incluso hacer que el motor se ahogue. Si el coche está dando tirones, también podría ser por este motivo.

Repostaje incorrecto o inyectores en malas condiciones

La provisión de combustible que utiliza el motor tiene que ser precisa y acoplarse perfectamente al circuito de combustión; si los componentes del sistema de inyección están en mal estado, lo más seguro es que se produzcan los incómodos tirones.

Equivocarse de combustible al repostar –un error muy humano, pero ante el que conviene reaccionar adecuadamente para no perjudicar el motor del vehículo– también provocaría que el coche empezara a dar tirones. Hay que recordar que en esa situación hay que procurar no arrancar el vehículo, si nos percatamos a tiempo del error.

Desgaste en los componentes eléctricos

La conectividad eléctrica de bujías, bobinas, y resto de elementos susceptibles se pueden ver resentidos por el paso del tiempo, los cambios drásticos de temperatura, la humedad, e incluso el salitre en lugares próximos al mar. El origen de los tirones también puede estar en una avería eléctrica.