Con motivo de las celebraciones de Navidad y fin de año, muchos conductores se lanzarán a la carretera. De ellos, muchos serán residentes extranjeros que viven en España o que cruzan nuestro país. Pero a la hora de conducir, ¿qué conductores extranjeros tendrán más posibilidad de tener un accidente en España?

La respuesta es una cuestión estadística. Y las estadísticas pueden sorprendernos. Cada año se producen en España más de 45.000 accidentes con víctimas. En ellos, solo cerca de un 10% estaban implicados conductores extranjeros.

Cada vez hay más extranjeros

En la operación Paso del Estrecho, más de 600.000 vehículos cruzan de Norte a Sur y viceversa España cada año. El número de turistas crece cada año nos visitan. En 2017 creció un 11,5% la cifra llegando a 80 millones de personas. Sabemos que un 15% usa vehículos para sus desplazamientos. La cifra, por tanto, alcanza los 12 millones de personas. Y aunque pudiera parecer lo contrario, los extranjeros en España superaron a 31 de diciembre de 2016, los 5 millones de personas.

Un estudio europeo realizado por la Asociación de Europeos Asociados (AEA) ha analizado la nacionalidad de los conductores implicados en accidentes con víctimas entre 2011 y 2014. Los resultados demuestran que los convenios de convalidación de permiso de conducir son positivos. Es más, dicha homologación no ha tenido un impacto en la tasa de accidentalidad por países.
Hasta el 2014 los atestados no identificaban con precisión la nacionalidad de los conductores. En estos momentos podemos saber qué conductores son más “peligrosos” al volante.

Los conductores portugueses, los de mayor siniestralidad

Por ejemplo, según datos de 2014, la tasa de accidentalidad de los conductores rumanos se sitúa en el 0,6%, por debajo de ecuatorianos o colombianos 0,7%. Pero muy por debajo de los portugueses 2,20% o los alemanes 2,07%. Esta ratio divide el número total de ciudadanos de una nacionalidad entre el número de accidentes en los que se ve implicado. Es decir, aunque haya más accidentes en los que se ve implicado un residente rumano, no es porque sean peores conductores, sino porque sencillamente en proporción hay una importante población rumana en España. Por lo tanto, es más 3,5 más probable que un conductor alemán tenga un accidente en nuestro país que uno rumano.

Nacionalidad                Nº accidentes    Nº Residentes       Tasa acc. (por mil)
Rumanos                        587                        953.183                  0,60
Marroquíes                    568                         770.735                 0,70
Británicos                       349                         275.817                 1,20
Portugueses                  330                         143.738                  2,20
Alemanes                       308                         148.641                  2,07
Franceses                       244                         124.131                 1,90
Ecuatorianos                 147                         192.404                  0,70
Italianos                         136                          217.524                 0,60
Colombianos                 110                         139.952                  0,70
Búlgaros                          89                          183.342                  0,40

Datos de 2014. AEA. Los datos excluyen los accidentes en Cataluña

 

Los turistas y los que van de paso tienen más posibilidad de tener un accidente

El desconocimiento de nuestras carreteras es un aspecto a tener en cuenta. Los extranjeros no residentes tienen más posibilidades de tener un accidente que los residentes. Por tanto, las cifras se afectadas porque portugueses, alemanes y franceses (1,9%) son los que suelen utilizar más el automóvil para venir a España de vacaciones o bien realizar largos desplazamientos de paso.
A la luz de los datos, podemos decir que los convenios bilaterales firmados entre España y otros países para la convalidación de permisos ha sido un acierto. No sólo porque no afectan al cómputo general sino porque ha permitido legalizar la situación de miles de conductores que de otra forma no hubieran podido legalizar su conducción