Los expertos auguran que la mitad de los concesionarios físicos podrían desaparecer en los próximos años. De hecho se prevé una caída de entre el 30 y el 50% hasta 2025.

Esto es lo que se desprende del ‘Informe Global sobre Automoción 2018’ de KPMG. Dicho informe recoge la opinión de casi 1.000 ejecutivos de los sectores del automóvil y la tecnología y 2.100 consumidores. Para el responsable de Automoción de KPMG en España, Francisco Roger, el 80% de los ejecutivos encuestados revelan como única alternativa que se conviertan en centros de servicio, o de vehículos de segunda mano.
Además el estudio revela que los directivos estiman que la producción local de automóviles siga descendiendo significativamente. Para 2030 sólo el 5% de los vehículos estará fabricado en Europa.

La automoción ha perdido peso en el campo tecnológico. Hoy en día las suma de las 50 marcas más importantes en la fabricación de automóviles, solo representa el 15% de las tecnológicas. En 8 años su peso se ha desplazado un 25%. Un efecto que es más notable en marcas generalistas. Esto implica que cada vez deben generar más y mejores alianzas.

Del informe de KPMG también se deduce que la tendencia es que los nuevos diseños se crearán a partir de los datos generados por los que están en circulación. Esta información determinará las necesidades y por tanto los equipamientos de serie.

Para que esto pueda convertirse en una realidad será necesario que la seguridad cibernética sobre los datos extraídos sea confiable.

Pese a los avances, el estudio KPMG estima que, en el futuro, la producción de automóviles a escala global superará el umbral de los 100 millones de unidades. Sin embargo, tan solo el 2% corresponderá a vehículos totalmente eléctricos.