¿Sabías que, desde comienzos del pasado julio, ya es posible utilizar las luces de emergencia V16 de la misma forma que los triángulos de emergencia? Diseñado para evitar que el conductor salga del coche, este dispositivo busca reducir el riesgo de atropello cuando un usuario se ve obligado a salir del vehículo para señalizar una emergencia.  ¡Te contamos más detalles en nuestro blog!

A partir de este verano, este nuevo formato se reconoce como válido en caso de accidente o avería en carretera. Como señalan desde e-Automotive, ambas señales convivirán hasta el próximo 31 de diciembre de 2025, momento a partir del cual solo serán obligatorias las luces de emergencia V16, pasando a desuso los triángulos.

Las luces de emergencia V16

De acuerdo con la instrucción 128/V-132 de la Dirección General de Tráfico, estos nuevos dispositivos deben cumplir con una serie de requisitos:

  • Irradiación: Las luces V16 deben contar con un sistema óptico que debe estar diseñado de forma que la luz cubra un campo de visibilidad horizontal de 360 grados y, en vertical, un mínimo de +-8 grados hacia arriba y hacia abajo.
  •  Intensidad luminosa: La intensidad debe ser en el grado 0, entre 40 y 80 candelas efectivas, y en los grados +-8, de un mínimo de 25 candelas. En ambos casos, dicha intensidad se mantendrá durante al menos 30 minutos.
  • Grado de protección IP: Este sistema de clasificación sirve para cuantificar el grado de protección ante residuos sólidos (polvo, por ejemplo), o líquidos (agua, por ejemplo), que las luces deben tener según su función. En este caso concreto, las luces V16 deben contar con al menos un grado de protección IP54; el número 5 hace alusión a la protección contra el polvo, y quiere decir que nunca deberá entrar tanto polvo en el dispositivo como para impedir su funcionamiento. El 4, por su parte, hace referencia a la resistencia al agua, y en este caso concreto indica que debe ser capaz de resistir agua arrojada desde cualquier ángulo durante un mínimo de 5 minutos, a un promedio de 10 litros por segundo, y con una presión de 80-100 kN/m2 durante un periodo de tiempo no inferior a 5 minutos. Es decir, unos registros muy superiores a los habituales en caso de lluvia.
  • Estabilidad: Las luces V16 estarán diseñadas para quedar estables sobre una superficie plana, no desplazándose frente a una corriente de aire que ejerza una presión dinámica de 180 Pa, en la dirección más desfavorable para su estabilidad.
  • Frecuencia de destello: Entre 0,8 y 2 Hz.
  • Rango de temperaturas: Las luces V16 deberán funcionar con temperaturas comprendidas entre los -10 y los 50 grados centígrados.
  • Autonomía: A través de una pila o batería que debería garantizar su uso al menos durante 8 meses. Se considerará que los dispositivos que utilicen batería recargable y siempre que la carga se pueda realizar en el propio vehículo cumplen con este requisito.

Visita aquí el artículo original y navega por los interesantes contenidos de la web.